31 ago. 2012

Empezar mal el día

Sésame: Hace una semana empecé mal el viernes.
Cannelle: Si... poooobreeee...
Sésame: Yo es que tengo un imán para este tipo de cosas. No puedo hacer nada al respecto, me pasan y punto.
Cannelle: Es que claro, con tanto movimiento y tanta actividad, es normal que pasen algunas de estas cosas.
Sésame: Eso es lo que diría mi madre, añadiendo esa frase de madre "Es que no vamos bien Sésame (bueno, mi madre no me llama Sésame, me llama por mi nombre de verdad), vas como una loca todo el día"

Total, que ese viernes me desperté a la hora de siempre, me duché, me vestí y toda la parafernalia que conlleva prepararse para ir a trabajar, cogí el coche del párquing y venga, dirección Barcelona. A un kilómetro y medio de casa y mientras escuchaba las maravillosas notícias mañaneras mi teléfono vibró.

Cannelle: Nooooooooooo... ahora me vas a decir que lo miraste...
Sésame: Mmmm... no iba a decirlo por si hay alguien de la autoridad competente leyendo este blog (ahora mismo o en un futuro) pero sí, lo miré, desviándome treinta centímetros de la trayectoria hacia la derecha y haciendo que la rueda se enganchase con el bordillo.
Cannelle: Un día de estos te nos vas a matar! Y voy a llorar mucho... Así que cui-da-do, leñe.

Hecho constatable: Agujero en el neumático (no agujerito, nono... agujerazo)
Diagnóstico: Mordedura fatal de la goma de la rueda con resultado de muerte instantánea. (Rueda RIP)
Tratamiento: Sésame saca el chaleco amarillo, se lo coloca, coloca el triángulo y saca el gato. Intenta colocarlo en su posición, lo consigue, pero no puede quitar los tornillos de la rueda. Se caga en todo lo que se menea, lo intenta de diversas maneras violentas y decide que no puede. Llamada al señor Sésame que todavía estaba en casa. Transcripción de la conversación real (más o menos fiel)

Sésame (con su mejor voz de buena persona): Señor S (yo tampoco le llamo así)... Me ha pasado una cosa
Señor S. (con voz de condescendencia de alguien que está acostumbrado a que me pasen cosas raras): ¿Qué cosaaaaa?
Sésame: Mmmm... he pinchado
Señor S: ¿Has pinchado?
Sésame: Buenoooo... se ha hecho un agujero en la rueda
Señor S: ¿Qué? ¿Cómo se va a hacer un agujero?
Sésame: Bueno... es igual, que vengas a ayudarme porfa, que estoy aquí al lado y no puedo quitar los tornillos de la rueda.
Señor S: Llama a tu padre que hoy no trabaja y yo tengo que irme ya a una reunión. Si es que lo que no te pase a tí. Pero estás bien, ¿No?
Sésame: Sí, sí, si tengo el gato puesto, pero no puedo quitar los tornillos, que van muy duros.
Señor S: Pues quédate ahí y que te ayude alguien hasta que llegue tu padre
Sésame: ¿Crees que si me levanto la falda vendrá alguien antes a ayudarme?
Señor S: Tu verás...

Y sí, Sésame llamó a su padre (que no trabajaba y vive cerquísima de dónde estaba), le explicó la situación y fué a salvarla cual superhéroe cambiador de ruedas. Y es que, es bombero, y para eso se hizo bombero, ¿no? Para ayudar a la gente. Y yo soy gente (a la par que su hija).

Un momento vergonzoso fué cuando Sésame (en falda pero con el chaleco reglamentario puesto) y su padre (también con el chaleco) tuvieron que explicar la historia a dos Urbanos la mar de jóvenes y de buen ver que se pararon al ver el tinglado que tenían montado.

Sí, vale, soy una tía y la he liado con el coche. ¿Qué pasa?



23 ago. 2012

Año 0 dT (después de los treinta)

Pues ha llegado el esperado momento, el momento en le que inauguramos la nueva temporada de S&C con un evento. El 30 cumpleaños de la señorita Sésame (patrocinado por sus amigos y familiares con regalos varios)



Cannelle: ¡Felicidades! ¿Estás traumatizada?
Sésame: ¡Bah! De momento no. Pero creo que es porque ayer estuve repasando fotografías y... me he dado cuenta de que no querría volver atrás... Las modas  y la juventud-adolescencia son muy malas...
Cannelle: Pero... ¿te notas diferente? ¿ha cambiado algo en tu vida?
S: De momento parece que no... pero es que sólo llevo unas horas con el número 3 en mi vida y todavía no he tenido tiempo de reaccionar.

Buscando por internet estos días, encontrams listas de cosas que parece que debes saber/haber hecho antes de llegar a los treinta, pero la mayoría de ellas nos parecen una gilipollez, y por tanto, ahora, en rigurosísimo directo y siendo 100% sinceras (no, no decimos 150% sinceras, como dirían los jugadores de fútbol...) vamos a presentar nuestra propia lista de las 30 cosas que debes haber hecho antes de cumplir 30. Afila el lápiz y apunta lo que no hayas hecho todavía:

1. Haberte ido de casa: Si, ya te toca... ya sabemos que la cosa está muy mala, pero búscate unos cuantos compañeros y deja ya a tu madre en paz!

2. Haber ido a un festival: Si, dormir en la tienda Quechua de turno y despertarte sudoroso y con la boca como una alpargata es un must pre-treinta. Si no lo has hecho todavía, no lo intentes. Tus riñones y tu hígado te lo agradecerán.

3. Haberte teñido el pelo de varios colores: Aunque pueda parecer adolescentil... Sésame debe reconocer que en el último año ha tenido algún desliz capilar que otro...

4. Haber bebido calimocho en la adolescencia y gin-tonics en la actualidad hasta caer redondo: Y es que tanto el calimocho como el gin-tonic han sido (o son) un must en el bebercio de nuestra generación

5. Haber pasado de una moda diciendo "Esto seguro que mañana está pasado" y haberte arrepentido un par de meses más tarde yendo a la tienda de turno a comprar aquello que tanto habías criticado.

6. Haberte ido a la cama con un tío que acabas de conocer: No vale a poner cara de escandalizados, que ya no somos adolescentes mojigatos.

7. Haberte colado en una boda: Si, si, y es que no hay nada mejor que colarse en una boda (nota para los que lo quieran probar: hay que escoger cuidadosamente el vestido, no vale con tejanos, que te pillan fijo)

8. Haber llorado con una peli de domingo por la tarde: un gran clásico pre menstrual.

9. Haber viajado con cuatro duros en el bolsillo: y es que los viajes en los que te tienes que buscar la vida siempre tienen más gracia.

10. Leer la Ilíada, o la Eneida, o la Matemática de Euclides, o en su defecto, mentir tan bien que todo el mundo crea que los has leído (da mucho caché)

11. Haber cometido locuras por alguien del sexo opuesto: Esperamos que esto lo hayáis hecho básicamente en la adolescencia, que cuanto más te acercas a los treinta peor cura tiene.

12. Haber dormido en la playa después de una noche de fiesta: Altamente recomendable, pero sólo en verano y si puede ser bien preparado, mejor

13. Haber descubierto alguno de tus hobbies: La vida puede resultar muy aburrida sin esos pequeños placeres que te proporcionan los hobbies.

14. Haberte bañado de noche desnudo (en la playa básicamente, pero si es en una piscina... también vale. Y si es acompañado... vamos, no hay punto de comparación)

15. Haber aprendido a encender una chimenea o una barbacoa: No es tarea fácil, y lo dice Sésame, que viene de dos generaciones de bomberos... (Aclaramos, sin necesidad de quemar el resto de la casa)

16. Haber estropeado alguna prenda al lavarla. Sacar un jersey de lana de la lavadora y ver que no le cabe ni a tu sobrina de tres años es un must pre-treintil.

17. Haber cambiado de talla de pantalones y de sujetador. Digamos que una ha pasado a apretar y otra a bailar, y no diremos cuál porque ya lo sabemos todas de sobras.

18. Haber mirado a unos adolescentes y pensar "esta juventud..." ya sea por su vestimenta o actitud pueril.

19. Haber estado tres días viendo cochecitos y anuncios de pañales por doquier porque no te bajaba la regla.

20. Haber tenido sueños húmedos con alguien de tu mismo sexo. ¡Tú, la que te acabas de poner las manos en la cabeza, no mientas! Piensa que estás sola delante de la pantalla y nadie te ve ni te lee el pensamiento.

21. Haber tenido como mínimo tres camisetas que hayan hecho el ciclo de vida de las camisetas (camiseta para salir-camiseta para el gimnasio-camiseta para dormir-trapo)

22. Haber visto una película ñoña como mínimo 300 veces. Tipo Dirty Dancing (No one puts Baby in the corner... ¡esta va por tí Luci!)

23. Haberte enamorado locamente de un macarra/quillo/idiota integral

24. Haber tenido un rollo con un artista: Todas deseamos que en el mundo haya alguna canción que hable de nosotras, o haber inspirado una pintura o una foto.

25. Haber tenido agujetas de tanto reír: No hase falta desir nada más

26. Haber cometido un atentado contra la estética depilándote demasiado las cejas

27. Haberte visto a ti misma diciendo alguna típica frase de madre a otro ser humano. Esta debería estar muy arriba en el ránquing...

28. Haberte descubierto una cana y arrancarla.

29. Haber decidido que pasas de las listas de cosas que hacer antes de llegar a los treinta.

30. Pero aún así, montar tu propia lista de cosas a hacer antes de tener 30

Sésame: Yo puedo decir que las he cumplido CASI todas. ¡¡¡¡Feliz treinta cumpleaños a mi!!!! Estoy la mar de dispuesta a recibir felicitaciones y regalos. Para cajas grandes y pesadas, pónganse en contacto con Cannelle, que ella sabe dónde hacerlas llegar.









22 ago. 2012

¡Ya estamos aquí!



Estaba ayer Sésame pensando...

... que esto de ser una CASITREINTAÑERA puede tener algunas desventajas lingüísticas.

Hablando ayer con J. un pianista/fotógrafo/artista  amigo (maravilloso chicas, soltero y de muy buen ver, interesadas pónganse en contacto con S&C) dije tres veces guay en la misma frase. Tuve un momento extracorpóreo y me ví desde arriba, hablando con J y tomando una birra y diciendo guay a mi edad.

¿Se puede decir guay a los treinta? Decidnos la verdad, no nos mintáis. Sésame no quiere hacer el primo diciendo cosas que no van con su edad. Ella misma se ha avergonzado de su madre diciendo guay y chachi y cosas así...

(Cannelle, ¿ tu crees que esto podría llamarse un avance de la nueva temporada? Que por cierto empieza mañana... ¡muahahahahaha!)

14 ago. 2012

Nos lo estamos tomando con calma


Y es que los meses de verano hay que aprovecharlos a tope.
Nos gustan las terracitas, los paseos,
ir a sitios de Barcelona dónde no llegan los guiris,
aunque Sésame esté currando (y sólo pueda hacerlo por las tardes)
pero está bien porque currando espera
a que llegue su 30 cumpleaños (¡ouyeah!)
Seguirmos vivas,
y de parranda.
Y os recomendamos a este tipo,
 que da buen rollo veraniego.
A disfrutar