28 jun. 2012

Viernes de "Los planes de Sophie"

Si no conocéis a Maïder de "Los planes de Sophie" Estáis tardando. Palabrita de modernas.

Con el consentimiento de Sésame et Cannelle a 600 km de distancia, hoy me estreno en este gran rincón. Si no recuerdo mal la petición de mano la hicimos a mediados de mayo ¿no? Hacía ya unas semanas que me paseaba a leer las rocambolescas historias del encantador pack dulce y salado mientras me tomaba un café mañanero y no podía parar de reír.

De repente llegó uno de esos correos que hacen que toda la bandeja de entrada se ponga a bailar y tras ese correo todos los demás que continúan con presentaciones, historietas, fotos… Y Voilà! Hoy viernes 29 de junio a dos días de poner cara a Sésame en Barcelona (a Cannelle muy pronto, seguro), escribo mi primera entrada.
Sésame et Cannelle me dicen que puedo escribir y enviar todas las fotos que quiera así que comencemos con el “Freestyle”. (Sésame y Cannelle: Pues claro que puedes, maja, si este es tu espacio!)
La Señora Florentina Carmen, conocida en Sant Boi entero por Carmeta es la Abuela de Sésame ¿os acordáis de ella? Porque yo sí, recuerdo ese día leyendo esa entrada aquí de todo lo que me pude reír con todas las pinceladas que nos dio para que le conociéramos mejor, un gran homenaje. Tuve la sensación de conocerla ya y pensé en mi abuela (que no es exactamente abuela, es más bien tía abuela, pero se me da muy bien atribuirme abuelas cuando no tengo).

Me comentó la semana pasada que pronto cumplirá 39 años, casi se me olvidaba que nos encanta darle la vuelta a los números. Eso de 93 años suena según ella “a vieja” y de eso no tiene ningún pelo. Vive sola con una energía de miedo y un humor que ojalá pudiera contagiar a mucha gente.
Sus manos son de una gran modista, ha cosido los trajes populares de los gigantes y cabezudos de los pueblos de alrededor y tiene el récord en tiempo y habilidad para enhebrar una aguja, a mí me sigue sorprendiendo. Podría haber aprendido mucho de ella pero nunca he prestado demasiada atención me lo ha repetido muchísimas veces que para ser una mujer de provecho tenía que aprender a coser (lo tengo apuntado para volver a coger las agujas muy pronto y ser una mujer hecha y derecha, creedme).




Lo que más me hace reír es su alimentación o todo lo referente a la comida/cocina es digno de estudio.
- Odia la carne, comenta que de pequeña le obligaron a comer una carne que mientras se hacía en la sartén veía como se hinchaba (porque no estaba buena) y desde entonces, no ha probado bocado. De la familia de la carne (lo llamaría así) descartamos toda la clase de embutidos que le rechiflan entre pan y pan.
- No le gusta cocinar nunca ha pretendido ser una buena cocinera. Pero los sábados si voy a comer me hace en una cazuela de barro un pollo con salsa a base de vino blanco de chuparse los dedos. Me pregunta 5 veces si está bueno y luego la frase continúa diciendo “lo dices para que esté contenta”. La ración es como para 3 personas y haciendo grandes esfuerzos por comerme aunque sea la mitad, en el momento en el que digo que no puedo más, me pregunta si estoy a dieta y continua diciendo que las chicas de ahora apenas comemos.
- Ella mataría por un buen trozo de queso y si es para hacerlo frito y comerlo entre pan y pan ni os digo.
- Las sardinas cuanto más viejas y saladas mejor.
- Si llegáis a casa con dulce también la conquistáis, aunque se quejará porque hayáis traído algo pero al abrir el paquete sacará la cazuela, pondrá agua a hervir y podréis acompañarlo con un rico capuccino.
Me preguntaréis ¿colesterol? No sé cómo lo hace pero está más sana que sana. Me dice siempre que es una pena que el cuerpo no le pida agua, se ha acostumbrado a pedir solo mosto o coca cola. Y que a esta edad tampoco va a hacer nada por cuidar su alimentación ¿para qué? ¿Ahora con 92 años va a comenzar a privarse de lo que le gusta? No señores, ella lo tiene claro en el supermercado compra solo lo que le gusta.
También se queja de todos los gatos que le visitan cerca de casa… Y yo me preguntaba ¿por qué te vienen tantos? Me decía que no sabía, hasta que descubrí todo lo que les compraba para comer. Pero lo que no os he dicho, es que lo que más le gusta es que le traiga a nuestra perra. Es un amor mutuo. La Tia Maritxu tiene una debilidad con dar de comer a los animales, me lo demostró con los gatos, pero si le llevó a Baika (la reina de la casa de mis padres de pelo blanco que sólo se dedica a comer y que le mira con cara de pena) en mis ratos de ausencia por casa le alimenta… ¿a base de qué? de galletas María. Ahora entendéis este amor ¿verdad?


Hablar le encanta y coser y cantar no os podría ni describir lo bien que se le da. Es divertida, extremadamente generosa, entrañable y tía de todo el vecindario de su pueblo. De pequeña cuando le enviaba postales me hacía gracia que todas las cartas llegaban a su casa poníamos su nombre Tia Maritxu, pueblo y código postal y ¡llegaban! Y de hecho solo a ella le envío siempre que voy de viaje una postal, por lo que tiene un buenísimo archivo de todos los lugares a los que he ido.
De ahí, su frase favorita: Siempre estáis de la ceca a la meca.
Se me olvidaba comentar una cosa, ODIA LAS FOTOS. Pero al final termino robándole alguna que otra, la última cantando otra de esas canciones que tararea mientras cocina, friega o tiende la ropa "Un Inglés vino a Bilbao por ver la ría y el mar y al ver las Bilbainitas ya no se quiso marchar y dijo vale más una bilbainita con su cara bonita con su gracia y su sal que todas las americanas con su inmenso caudal." Termina la canción y me dice... ¿no te la sabes? Pero a vosotras... ¿qué os enseñaron en el colegio?

Sésame y Cannelle: Enamoradas nos tiene Maï y la Tía Maritxu. Esperamos ansiosas las nuevas colaboraciones!!!!!

27 jun. 2012

Cannelle vista por Sésame

Después del momento Sorpresa Sorpresa (Acompáñame, déjate llevar...) en que Cannelle me dedicó un post con ilustración incorporada, y de haber estado la mar de emocionada durante unos días (si es que cada día estoy más cerca de ser una it girl... hasta me dedican posts en blogs :p ) y después de su boda... creo que ha llegado el momento para que el mundo mundial conozca mejor a Cannelle.

Cannelle haciendo una foto en un caserón abandonado muy cerca de nuestra casa

Cosas que le gustan a Cannelle
- Hacer ganchillo
- La fotografía (Sobretodo con sus Lomos)
- Estampar cosas (de estampación, no de tirarlas contra la pared)
- Su perra Trycia
- Leer blogs
- Los mapas
- Pasear por tiendas molonas
- París
- Los sitios dónde hacer fotos bonitas

Lugar de la boda de Cannelle (foto de Sésame)

Cosas que no le gustan a Cannelle
- Vivir en Viladecans
- La gente que no es tolerante
- La suciedad en las calles
- Que le digan que unas galletas no llevan azúcar y luego sí que lo lleven
- La ropa de las tiendas mainstream ;)
- Los blogs de moda (vamos, fashion blogs...)

Cosas que le gustaría hacer a Cannelle
- Tener su propia tienda de cosas molonas
- Ser profesora en la universidad
- Viajar por todo el mundo
- Tener una casa con un jardincito para poner una mecedora y tejer
- Repetir el día de su boda
Cannelle y el arroz que le tiraron  y Sésame intentando quitárselo (foto de Ana Almenara)

Cosas que no sabéis de Cannelle
- Ha practicado danza durante mucho tiempo
- Le encanta tomar té a todas horas
- Tiene dos pajaritos en casa
- Su hermano no se parece en nada a ella
- Tiene mano para cualquier cosa craft. ¡¡¡¡Tiene un arte...!!!!
- Le encanta el té


Y como ahora está de viaje de novios y no se puede quejar... pues... ya se quejará por airear sus intimidades cuando vuelva.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Pásalo bien Cannelle!!!!!!!!!

Cosas que sólo le pasan a Sésame

El otro día, hablando de cosas random con unas amigas, llegamos a hablar de que soy sonámbula. Si, es una de aquellas cosas que pasan a alguna gente pero que en general, cuando las explicas, hacen gracia. 

Ya desde mi  más tierna infancia, acostumbro a levantarme por las noches, me paseo  por la casa y hago cosas extrañas. De los cuatro a los dieciséis años lo hice bastante (y creo que mis padres aprovechaban para hacerme hablar y que les explicase intimidades). Después de eso, dejé de hacerlo durante bastante tiempo, hasta que empecé a currar en mi anterior trabajo. Parece ser que el estrés es un desencadenante del sonambulismo, y que es bastante habitual. 

Me haría gracia que alquien me grabase sonámbula, nunca me he visto
pero el señor Sésame dice que nunca se acuerda
de sacar el teléfono
Mis padres lo tenían asumido, y me habían parado más de una vez en la puerta de la calle, con la mochila puesta para ir al colegio (yo es que era muy aplicada). Pero claro, mis padres tenían obligación de cuidar de la persona que os habla. Ahora, el señor Sésame, que no tiene ninguna obligación, sigue cuidando de mi cuando realizo esos paseos nocturnos tan divertidos, y eso señores lectores, eso es amor. 

A este aficionado a los deportes, le gusta quedarse despierto hasta tarde viendo programas en canales deportivos, mientras yo (que paso bastante del tema) me voy a dormir. Al señor Sésame le encanta explicar que en esos casos soy como Casper, que aparezco misteriosamente a su lado, sin hacer ningún ruido y que a veces se pega unos sustos terribles. 

Así de silenciosa y de transparente soy yo
Después de explicar esto, se parte explicando mis conversaciones interesantísimas sobre cosas inconexas del trabajo, y cómo consigue que vuelva a la cama, timándome con triquiñuelas varias, aunque normalmente le basta con pedirme amablemente que vuelva a la cama y yo, muy digna, vuelvo cual fantasma incorpóreo a dormir. 

La pasada noche, me desperté de pronto. Me había levantado sonámbula, pero el señor Sésame no se percató y siguió durmiendo en el lado izquierdo de la cama. Y os puedo reconstruir más o menos cómo debió ir mi andadura nocturna

- Sésame que se levanta de la cama y va sigilosamente al lavabo
- Sésame se desviste, abre el monomando para que el agua empiece a salir tibia (gracias al ser supremo, tuve ese momento de lucidez)
- Sésame se mete en la ducha, enciende el teléfono de la ducha y se despierta sobresaltada en el momento justo en que le cae el agua tibia en la espalda. 


- La misma que os habla piensa: ¡¡¡Ayyy!!! qué agua más fresca... jolín... ni me he enterado de cómo he llegado hasta aquí, bueno, pues nada, jabón en la esponja, champú en el pelo... venga, vamos que llegas tarde a currar. Deben ser las siete ya.. Qué raro que has llegado hasta  aquí medio dormida... Jolin, qué sueño hoy... 
- Sésame que sale de la ducha, se pone el albornoz (que debe haber cogido antes) y se le ocurre mirar el reloj que tiene en el baño (para que el señor Sésame no se empane por las mañanas y no llegue tarde)
-¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡MECAGÜENLAPUTAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!(Perdón, pero siempre digo palabrotas en situaciones así...) Pero si son las doce y media! ¿qué hago yo a estas horas duchándome?

Pues sí queridos lectores, me he duchado a las doce y media de la noche, pero suerte que me he dormido enseguida, al volver a la cama (poniendo una toalla en la almohada para que no se mojase)

El señor Sésame se ha reído esta mañana cuando se lo he explicado, pero no os creáis que no le ha parecido nada raro.

Y es que mi vida, a veces, tiene puntos surrealistas.

Ser sonámbulo puede ser divertido para los demás, pero es cansado para el que lo sufre. 


26 jun. 2012

Los blanquitos también tenemos derecho a la vida

Este fin de semana he inaugurado la temporada playera. Esperaba que este año fuera diferente, pero no, cada año me pasa lo mismo.

Los que me conocéis sabéis que mi tono de bronceado natural es el BLANCO NUCLEAR (nuuu-ceee-laaar como decía el gran Homer Simpson). No es que yo quiera ser más blanca que Iniesta, ni que me haga especial ilusión que la luz me rebote cual espejo. No, simplemente la genética, que es voluble y caprichosa ha querido que sea así.


Ya, diréis que es el flash... pero creedme amigos, no es el flash..

El problema no es mío, el problema es de la gente que me rodea. Me explico... He tenido que escuchar mil veces cosas como:

- ¿No vas a la playa?
- Pareces enferma
- Con lo bien que te quedaría estar un poco morenita
- Tu te debes quemar siempre, ¿no?

Y lo siento pero:

- Voy a la playa, pero como soy tan blanca me tengo que poner mucha protección para no quemarme, y eso, señores míos, evita que me ponga morena. Además, la genética, que es así de perra, hace que aunque estuviera tostándome diez horas diarias en la playa durante un mes, no estaría morena, sólo sería un efecto óptico por los miles de pecas que me cubrirían el cuerpo. Así que, es un pez que se muerde la cola playa-pantalla total-no ponerse morena.
El nivel máximo de morenez al que llego es el color blancuzco del resto del mundo mundial en invierno. Esto es asín.

Las gafas también son un must para los blancos nucleares
- No estoy enferma. En el renacimiento y en la edad media hubieran flipado con mi tono de piel. Y en la actualidad, no os explico lo que les mola a los asiáticos y en algunos sitios de África. Cuando estuve en la zona del Atlas, en un pueblo perdidísimo, las mujeres me preguntaban si me había lavado mucho para llegar a tener este color de piel. Dejad ya de preguntármelo, que al final me voy a cabrear.

- No sé si me quedaría bien estar más morena, lo que sí que sé es que es imposible, y por tanto, ya ni lo intento, y como soy una chica la mar de práctica ni me planteo llegar a niveles de morenez más elevados.

- No, señores, no me he quemado NUNCA. En mi más tierna infancia mi madre se encargaba de ponerme protección total por lo menos una vez cada hora, hecho que coartaba mi libertad para nadar hasta Mallorca. Cada día de mi vida playera, intentando nadar lo más lejos posible, y mi santa madre llamándome desde la orilla. ¡Ven! que te voy a poner cremaaaaaaaaaaaaa (así, con la última a estirada y las manos haciendo bocina)

No pongáis quemadura solar en google images si queréis dormir esta noche
Desde que fuí consciente de los peligros de tomar el sol sin protección (y desde que descubrí que no me gustaba que me salieran tantas pecas) me encargo yo de embadurnarme. El señor Sésame (moreno gitano natural) sí que se ha quemado varias veces. Con el cuento de: "yo soy moreno y me pongo más moreno enseguida, no quiero crema" ha pasado un par de insolaciones bastante heavies.

Y por eso desde aquí, reivindico mi derecho a ser lechosa (dado que tampoco puedo hacer otra cosa). Y si os parece que estoy blanca es porque nunca me habéis visto el culo, porque eso sí que es blancura nuclear absoluta.

He dicho.


25 jun. 2012

Lo que se hace en El Club antes de vacaciones

Que El Club Handmade es una de las cosas más molonas que hay ahora mismo en el mundo mundial, eso nadie lo duda. Y que las chicas que lo forman lo son todavía más, tampoco.

El viernes Deborah y Nadia montaron un picnic playero al que todas las chicas del Club fuimos más que encantadas!

Foto de Elena

Buena comida preparada por las chicas handmade

Deborah y Nadia, las organizadoras de picnics playiles más molonas
Deb, no te estás quieta! (jeje)
Estuvimos comiendo, explicando historias y riendo mogollón. No es peloteo, pero estas chicas son lo más, divertidas, inteligentes y ¡¡¡siempre sorprendentes!!!

Después de la cena llegó el momento Concurso. Nadia y Deb nos habían preparado algunas cosillas para sortearlas entre nosotras. Yo puedo decir que por primera vez en mi vida, ¡me tocó algo en un sorteo!

Comiendo uno de mis famosos cupcakes ;)

Otras cuatro Cluberas felices por lo que les había tocado en el sorteo

Y llegó el momento del Amigo Invisible Handmade. ¡Qué nivelazo! ¡Qué estilo! Todos los regalos hechos con amor, preciosos y todas las chicas encantadas con ellos. Ojalá todas las cenas playeras fueran así, con regalos, buena comida y buena compañía.



Las fotos son lo peor pero... la cara de Inma lo dice todo, ¡creo que le encantó su regalo!


Elena, Bárbara, Laura, María y Blandine felices con su amigo invisible

El famoso sérumdelahostia de Deb y Luci enseñando su regalito a sus millones de fanes en el mundo virtual ;)

Perchas forradas y guirnalda de crochet (cualquier casa moderna que se precie, debe tenerlas)

Y sí, conseguimos que nos echaran de la playa (para limpiarla, no creáis). Y nos despedimos hasta septiembre. Esperemos que con muchos más cursos y más picnics.

Y os dejo esta canción que siempre me recuerda a un verano bastante lejano (allá por el 1999) y que siempre siempre me da buen rollo.


24 jun. 2012

El famoso frosting de los cupcakes

Como el otro día os dejé a medias, hoy os explico cómo hice el frosting para los cupcakes (magdalenas molonas) del otro día. 

La base de la receta del frosting me la facilitó Txell de La Cuina Vermella, cuando le pregunté cómo hacerla sin mantequilla (que si, que queda muy bonita, pero además de ser una bomba calórica, es demasiado consistente, un mordisco y mueres de pastelosidad)

La receta del frosting está basada en esta de aquí. Os explico cómo lo hice

Ingredientes:
150 gr de Mascarpone
50 gr de Azúcar glas
3 o 4 fresas maduras



Mezclar el Mascarpone con el azúcar. 

Batir las fresas con el típico minipimer (batidora de toda la vida, vamos) 


Remover bien removido


Colocarlo en la manga pastelera

Qué arte, qué estilo estrujando la manga pastelera... 

Y decorar los cupcakes cual "El rey de las tartas" (@luciaprado y yo somos fans de Geoff... tendría que buscarlo en twitter para que lo acosemos como con Ryan Gosling) 

Todo lo necesario para decorar las magdalenas molonas

No son las más bonitas del mundo, pero creo que estaban bastante buenas!
¡¡¡Y mañana veréis cómo nos las comimos con las chicas del Club Handmade!!!

21 jun. 2012

Los Cupcakes son magdalenas

Sí, modernas del mundo, los cupcakes son magdalenas, que lo sepáis.

Y ahora que estoy sola en este mundo virtual (de momento, espero que Cannelle no decida quedarse en Bali), pues me dedico más a mis labores que a internetear... Vale, no, os miento, es que hoy viernes es la Cena de Verano del Club Handmade y me ha dado por hacer cupcakes cual pastelera loca. La receta la he sacado del curso que nos dieron las chicas de A la prestatgeria (Merci noies!)

Y como quiero practicar con la cámara soy así de maja, os he hecho unas fotos y os voy a poner la receta, para que veáis que si yo puedo hacerlos, vosotros también. Pero como también soy así de perra, y ya es muy tarde, no he acabado de ponerles la glasa (vamos, lo que mola de los cupcakes). Lo dejo para mañana (y os pondré la receta también, no os preocupéis), que estoy cansada y hay que cenar.

Ingredientes:
230 gr de harina
190 gr de azúcar
1 sobre de levadura (Royal, de toda la vida, que es así como vintage y mola más)
145 gr de mantequilla
3 huevos
2 plátanos maduros

Las flaneras también son vintage (bueno, viejunas, que son de mi iaia Carmeta)
Mezclad los sólidos (azúcar, harina y levadura). Cortad el plátano a trozos y aplastadlo con un tenedor. Añadidlo a la mezcla. A mi me gusta que queden trocitos de plátano.

Flaneras vintage y estilazo poniendo levadura, ¿si o no?


Diluir la mantequilla (en el microondas o al fuego) y añadidla a los sólidos. No queda ligado todavía, así que no os asustéis!


Añadid los huevos y batid hasta que quede una masa uniforme y sin grumos

Toda moderna que se precie debe tener papelitos para cupcake*

Y ahora, lo más fácil, poner los papelitos en los moldes (si ponéis la masa sólo en el papelito sin molde se quedan hechas un churro... lo digo por experiencia)


Hornear a 170º más o menos quince o veinte minutos, dependiendo de vuestro horno... ahí cada cual que decida, dependiendo de si su horno es superquemador o faltodecalor.



Y... bueno, se sacan del horno y se les hace la glasa... pero esto lo veréis mañana, en el post de la cena del Club.

Y por cierto, nunca tengo la cocina tan ordenada, pero hoy era un día especial, ¿no?

*Gracias por los papelitos a Scheherezade, que tuvo a bien regalármelos junto con un kit para hacer cupcakes por mi cumpleaños. Gràcieeeesss!!