30 may. 2012

¿Es posible tener un amigo?

El otro día estábamos Cannelle y Sésame hablando así de cosas random mientras comíamos en un japonés (si, ya lo dijimos el otro día, que comer en un japo era de modernos y por eso incluso lo hicimos el día de la despedida de Cannelle) y nos vimos analizando las relaciones hombre-mujer. ¿Será posible tener un amigo del sexo opuesto? ¿Y mantener esa relación?

Sésame: Pues oyes, llámame ingenua pero yo me postulo a favor de las amistades chico-chica. Creo (o me gustaría pensar) que sí que es posible.

Que nuestros amigos no son como los de Gossip Girl,
eso ya os lo imagináis... los nuestros son mucho mejores!
Cannelle: Bueno, a ver, que sí, que no te dicen eso de "¿te acompaño al lavabo?" que nunca he entendido en el mundo femenino (un poco de intimidad, por favooooor). Pero darling, sí, eres una ingenua. Llevas demasiado tiempo viviendo en un mundo de hombres y te tienen comido el tarro.

S: ¿Por qué no? Exceptuando los momentos "Compras compulsivas" y "SOS, ¿qué me pongo?", los hombres son perfectamente capaces de ejercer de amigos. Son más directos, más concisos y no tienen tanto rencor.

C: Porque no, porque llega un punto en el que uno de los dos indefectiblemente (toma palabra culta) se cuelga del otro y busca algo más.

S: Yo creo que eso pasa al principio. Cuando ya se ha pasado la fase tensión sexual, ¡todo listo!

C: Bah, si eso es lo de menos. Sino, más que un amigo termina siendo un novio o, en su defecto, rollete que cuando deja de serlo también deja de ser amigo y te das cuenta de que no era un amigo, sino un buen rollo pre-rollo (vaya rollo acabo de meter). El problema suele venir de terceras personas. Me explico: cuando uno de los dos tiene pareja y esta pareja pone celosa de tu estrecha amistad con el susodicho.

Anda mira, esta chica también conocía a una megustadora...

C: Argh! odio los celos... por culpa de ellos me he quedado sin algún amigo, porque a menudo los obligan a elegir entre ella o tú (directamente o poniéndolos entre la espada y la pared, psicológicamente) y algún imbécil ha decidido seguirle el rollo y elegir.

Lo que está claro es que hay cuatro tipos de relaciones básicas de amigos
- Amigos en el que uno está colgado del otro (situación difícil sobretodo si eres tu el que está colgado...)
- Amigos que después de follar*, han visto cómo desaparecía la tensión sexual y vuelve a ser sólo tu amigo (difícil pero no imposible)
- Amigos en los que la tensión sexual no existe (os habéis criado juntos y podría ser tu hermano, o... es gay y no está interesado en tí)
- Amigos de verdad, de los de toda la vida (de los que da igual si habéis tenido un rollo, si vuestra relación ha tenido altibajos, si tenéis pareja, si... ¡No importa! Ahí hay un vínculo duradero de verdad)

Si tienes alguna de las tres últimas, poldiossssssss ¡no la dejes escapar! Y luego nos comentas y nos explicas cómo has llegado a ella.. :)


*Es que somos muy poco finas y no nos gusta decir hacer el amor, acostarse, dormir juntos... no no... si es follar, es follar

La teoría del semáforo

El otro día Maïder de Los planes de Sophie (Hola Maïder!) nos explicó una conversación que habían mantenido con sus amigas entre vinos coca-colas. Y como a veces estamos faltas de inventiva, está bien aprovechar las conversaciones de los otros para hacer un post. ¿Se podría llamar plagio?

Sésame: Bah, plagio no. Se llama fuente de inspiración.
Cannelle: Grandes artistas han utilizado ese tipo de inspiración, ¿por qué no nosotras?
S: El problema es que considerarnos grandes artistas a nosotras... no es justo para el resto de la humanidad.

Total, que de lo que hablaban ese grupo de chicas bebiendo vinos coca-colas (poldiós que peligro) era de las relaciones personales. Y postularon la teoria del semáforo. Todo se basa en los colores, os lo explicaremos porque es muy fácil:

Verde
El color de las solteras. Tienen su semáforo en verde porque quieren dejar pasar a su vida a ese moderno gafapasta y patilloso que se cruza cada día en el metro. O a ese guaperas que va en longboard por su barrio. O al que lleva un perro a pasear todas las mañanas cuando baja a comprar el pan. O al del bar dónde toma el café. O al chico del bañador rojo en el gimnasio. O...




La vida es sencilla con el semáforo en verde. No tienes ataduras, te permites el lujo escoger y si no te interesa, a otra cosa mariposa. Ahora... si lo que buscas es el amor de tu vida... entonces el semáforo en verde a veces indica necesidad extrema y... acabas ahuyentando a los machos Alfa.

Sésame (con voz de abuela cebolleta): El semáforo verde... sí, recuerdo aquella época... Corría el año 2001 y yo todavía llevaba pantalones anchos y la carpeta de la uni siempre arriba y abajo. ¡Qué tiempos aquellos! Era joven e inexperta.

Cannelle: Pues qué quieres que te diga, la fase verde no está tan mal. Y no lo digo porque no me guste estar en pareja (sinó no me casaría). Anda que no estaba tranquila ni nada en mi piso de soltera... Aunque la verdad es que hay mucho soltero por ahí suelto que está deseando que aparezca su media naranja y me odiará al leer lo de "la fase verde no está tan mal".

Sésame: ¡No! Si era inexperta porque entré en la fase Roja demasiado pronto.

Rojo
¡Pues claro! el color de las señoritas "ya tengo pareja". Contra todo pronóstico, eso no quiere decir que alejes a los potenciales señores X de tu vida, ni mucho menos, el semáforo en Rojo hace que destiles seguridad y que en ciertos momentos ligues mucho más.


Sésame: En mi caso últimamente ligo bastante con lesbianas. Me halaga igual que con tíos, no creáis, pero... me preocupa un poco.
Cannelle: Es el pelo corto y tu pose "Baix Llobregat".
Sésame: Será.
Cannelle: Estoy deseando ver si con la alianza en la mano se liga más o menos...
S: Pues no sé, ya nos contarás... Pero según pelis de Hollywood que he visto últimamente, se liga muuuucho más.

Ámbar
Si tienes el semáforo en ámbar, mierda, mierda, mierda.
Ni sí ni no. O sí, pero no. Es cuando en tu Facebook pone "es complicado".

Esta es una típica conversación del semáforo en ámbar:

- ¿Quieres que me quede a dormir?
- Te dije que nada de compromiso
- No, si no es compromiso, es por comodidad, es que es tarde
- Ya... bueno... te puedo pedir un taxi, ¿no?
- Grmdjkañfkjsñlfjksñklfja
- Vale, pues eso, que lo pido.
- Bueno y... ¿el sábado qué haces?
- Mmmmm... ya te llamaré si eso.




Si es que las relaciones siempre son complicadas... y nosotras las hacemos todavía más complicadas. Pero... esto nos da pie a hablar otro día de relaciones.

Próximamente hablaremos de relaciones complicadas en Sésame et Cannelle...


29 may. 2012

Madre no hay más que una

Cannelle: Bueno, en nuestro caso dos, porque cada una somos de una madre
Sésame: Y de un padre diferente también, no creáis. 
C: Si hace unas semanas vimos que las madres de todo el mundo mundial repetían las mismas frases, ahora nos planteamos otra gran incógnita 
S: Nos revuelve las entrañas el conocer el grandioso mundo de los actos de madre, esas formas de asegurar ese amor incondicional que nos profesan esas mujeres que nos parieron.



Siempre preguntan
Las madres quieren saber, necesitan datos, estar siempre informadas de todo lo que hacen sus retoños. Además, para conocer esos datos hacen preguntas concretas, cortas y precisas. Y os mostramos un trozo de conversación que podría ser real para que sepáis a lo que nos referimos

Madre: ¿Dónde vas a estas horas?
Hij@: Salgo
M: ¿A DÓNDE? Y que conste que ya no es hora de salir... 
H: A tomar algo
M: ¿Con quién?
H: Con mis amigos
M: ¿Con qué amigos?
H: Joer, mamá... los de siempre... Pues X, Y, Z... 
M: ¿Cuándo vas a volver?
H: Pues no lo sé, cuando vuelvan los otros
M: A la hora de siempre,  que tus amigos son unos perdidos, sobretodo Z...

(Realmente lo hemos cortado, pero es que estas conversaciones pueden llegar a ser infinitas en el tiempo, y por eso los adolescentes, pre adolescentes y post adolescentes siempre llegan tarde, por culpa de las madres necesitadas de información) 

Más guapa o más fea, esta podría ser tu madre en pleno interrogatorio.
Bueno... que las madres siempre siempre son guapas, eso es una verdad como un templo

Cannelle: El problema es cuando no has quedado con los de siempre y tienes, por ejemplo, una cita. Es entonces cuando no sabes exactamente qué responder a las preguntas maternales, ya que eres totalmente consciente de que el "joer, con los de siempre" no va a colar. Un poco de intimidad, señoras madres...

Las madres llenan sus cabezas de datos para conocer a fondo la vida de sus retoños... 



Y ese novio y esos amigos tuyos...
Y ningún amor de madre es completo si no critica a tus amigos. Y no se lo callan, las jodías, no. A ellas les va más eso de no tener pelos en la lengua y decirte las verdades a la cara. Tus más mejores amigos de la adolescencia, esos que vestían raro, que llevaban piercings y que te llevaban por el mal camino.
Y qué decir de los novios....

Cannelle: Mi madre les ponía motes a todos. El chupachups, el enano saltarín o el gordo (a secas) eran algunas de sus creaciones.

Sésame: La mía no se metía mucho, la verdad. Aunque también es cierto que yo por aquél entonces no le contaba demasiado...


normal... con los amigos rarunos que hemos llegado a tener...

Si a tu madre le gustaban tus amigos o tus novios, lo sentimos, no has vivido suficiente.


Abrígate que hace frío
Para una madre, siempre siempre siempre hace frío. Da igual que estés en plena Alpujarra en el mes de agosto a las tres de la tarde. Una madre de verdad, te ve salir de casa y te recuerda "hij@, coge una rebequita que luego refresca, ¿eh?" 


Es el instinto animal, ese que hace que la madre osa coja con la mandíbula a sus ositos y se los ponga cerca de la tripa para darles calor, pero como el ser humano no tiene pelo y sería raro que una madre mordiera a su hijo en la nuca para ponérselo entre las piernas, pues le pide que se ponga un jersey. 

Y acordaros de esas bufandas atadas con un nudo por encima del gorro del abrigo, que no sabemos cómo hemos sobrevivido a esas muestras de amor materno, si es que no nos llegaba oxígeno a la cabeza... 

Sésame: Pues qué quieres que te diga, yo antes no me lo creía pero ahora llevo siempre mi rebequita, incluso en agosto, que por la noche refresca y pillo un resfriado de esos de verano que ríete tu de la gripe aviar. Mamá, tenías razón con lo del frío 


Cannelle: Si es que siempre se nos quedan cosas en el tintero, nos ponemos a escribir y... mira lo que pasa
Sésame: Bah, pues nada oye, que nos dejamos el resto para otro post. 

Y por cierto, progenitoras de Cannelle y Sésame, sí, es cierto, habéis hecho todo lo anterior (y mucho más), pero os lo agradecemos y eso no quita que os queramos, ¡coñe!






28 may. 2012

La despedida de Cannelle

Pues sí chicas, este fin de semana hemos estado de despedida con la señorita Cannelle, que dentro de nada va a pasar a ser SEÑORA (aaaalaaaaa... ahora por la calle te llamarán señora...). 

Como Cannelle no quería nada de silbatos, ni diademas con genitales masculinos erectos en la cabeza, ni discotecas con aglomeraciones, ni restaurantes específicos de despedidas, esto es lo que hicimos:

Curso de Cupcakes
¡Por fin actividades craft en una tienda molona fuera de Barcelona! Que sí, que nos encanta ir a Barcelona a hacer cursos, pero que haya cosas fuera de la gran ciudad, está muy pero muy bien.

Artesanato está en el centro de Hospitalet, y tiene muchísimas telas bonitas y cosas para hacer diferentes manualidades, no os la perdáis!



Las chicas de La prestatgeria nos enseñaron varias recetas para hacer cupcakes de plátano y chocolate, y frosting de chocolate, plátano y fresas (estaban todos... tremendos!). A Cannelle  le encantó odió, meter las manos en la masa del frosting. 


Los cupcakes de plátano son buenisísimos
La masa de los cupcakes de plátano
Nos invitaron a desayunar pastitas y té
S: Cannelle muriéndose de asco al tocar la masa del glaseado
C: Gracias por no colgar una foto de la cara que ponía en esos momentos
S: No, tranqui, la he vetado. 
La Glasa de fresas no tiene desperdicio



Los cupcakes horneados

Uno de los cupcakes de Cannelle
antes de ser devorado por el señor C

Comer en un japonés
Nos gusta mucho comer en el Yamadori en la calle Aribau, además cerca de un montón de tiendas guays.  El menú: sashimi, tempura y yakisoba para compartir. Para bajar la comida estuvimos dando una vuelta por el Eixample y después por Gracia (y sí... todas pecamos comprando alguna cosilla) 



Campanades de Boda
Para preservar la intimidad de todas aquellas que estábamos allí... mejor no os enseñamos las pamelas que nos dieron los de La Cubana en el momento de "la boda".

Señores y señoras del IMSERSO la mar de
felices con sus pamelas y tocados
El pastel de la boda


Cena en el Meatpacking District
Pero no de NY...
Esperábamos no encontrarnos otras despedidas allí, pero... parece que la época de bodas ha empezado y por todas partes encontramos a chicas vestidas de princesas, de presas, chicos vestidos de folclóricas, todos vestidos iguales... Parece que casarse está de moda. 


Birras y... a casa, es que todo el día arriba y abajo, unido a que somos unas flojas y no nos encanta salir por la noche... Y vamos a la parte del Domingo por la mañana...

Hotel W
Hemos clausurado la despedida molona de Cannelle en el bliss spa del hotel vela de Barcelona. Sentadas en nuestros sillones hiper cómodos, con nuestra limonada casera y unos auriculares pro viendo la película de Sex and the City, hemos dejado que nos mimen y nos hagan la pedicura durante tres cuartos de hora (y 45 minutos más para que se seque el esmalte).

Si es que hasta el rótulo es bonito
Y las lámparas... 

Y te ofrecen té y limonada y un montón de cosas
 para comer. 

S: qué gulas que somos...
C: y eso que no nos hemos lanzado a cual lobas hambientas a por el brownie

Tenemos que preguntar a nuestra
floristería favorita si esto es suyo...

Estos son los esmaltes que hemos elegido 
(somos unas modernas, lo sabemos...  jeje)



La comida es buenísima y te sirven cual hiperpija moderna
Y Cannelle con las uñas color "mint"

Y después de comer (por un precio razonable, no creáis) en el W, a casa a dormir la siesta, que tanta relajación te deja hecha una mierdecilla, jejejee

¡Felicidades Cannelle, que te queda poco para el día D!


¡VIVA LA NOVIA!
¡VIVAAAAAAAAAA!

27 may. 2012

Avance de la despedida

Metidas de lleno en la despedida (hoy toca relax y mimos...), os hacemos un avance de lo que hicimos ayer

Cupcakes de chocolate, plátano y fresas (Calorías a tope para empezar)

Anuncios graciosos después de la bomba calórica

Sushi del bueno
Todos con pamelas en Campanades de Boda
Cenar en un sitio en el que creíamos
que no habría otras despedidas, pero... ¡sí!

26 may. 2012

Meet the Paperboy

Pues sí, como buena moderna musical Sésame se acercó a la sala Apolo el jueves pasado a ver un concierto. 

Sésame: Pero no un concierto cualquiera, no... ¡un conciertazo! Hacía ya tiempo que quería verle en directo, pero es que el señor es americano y es un poco difícil. Había tocado alguna vez por aquí, pero nadie quiso acompañarme y no soy tan friki como para ir sola a un concierto

Cannelle: ¿Ah no?

S: Bueno, que sí, que lo he hecho alguna vez, pero es que es un concierto para disfrutar en grupo. Total, que el artista en cuestión es Eli Paperboy Reed (que se lee Ilaaaiii, así, con acento de Wisconsin sur). Lo acompañaron los Pepper Potts, un grupo de tres chicas y un montón de músicos de Girona al más puro estilo trío americano.


 Siento la calidad de las fotos... pero es que el hombre y las Pepper Potts no paraban de moverse (jeje)
 :(


Blues y soul americano de los cincuenta, con guitarras potentes y una voz... qué voz... 


Y para que veáis que no sólo canta bien en videoclips, sino que en acústico también es brutal, la canción preferida de Sésame  de Paperboy



Y aunque no estuvo todo lo potente que hubiera querido, y no tocó demasiadas canciones del primer disco (que es super potente), disfrutamos bastante. 

Si... unas cervezas tomamos, pero tengo que decir que, señores del Apolo, su birra apesta. 


*@luciaprado también estuvo... ¿a que moló?

25 may. 2012

Viernes de fogones (Divendres de fogons)

Hoy tenemos el lujo y el inmenso placer (tomayá!) de estrenar una colaboración con La cuina vermella, un maravilloso espacio de cocina en el ciberespacio.

Así se definen Txell y Kike, sus fundadores: "Des de La cuina vermella i mentre la tecnologia no permeti més opcions, intentem fer una mirada a l’activitat alimentaria, presentant el que es pot fruir amb la vista i la oïda. Tot i que sembla estrany no utilitzar els sentits protagonistes, si que permet dues coses. Per una banda destacar la intervenció d’ulls i orelles alhora de menjar. Per l’altra, com estímuls sensorials, en principi aliens, a vegades convergeixen sense que ho vulguis."

"Desde La cuina vermella y mientras la tecnología no permita más opciones, intentamos hacer una mirada a la actividad alimentaria, presentando lo que se puede disfrutar con la vista y el oído. Aunque parece extraño no utilizar los sentidos protagonistas, si que permite dos cosas. Por un lado destacar la intervención de ojos y oídos a la vez de comida. Por el otro, como estímulos sensoriales, en principio ajenos, a veces convergen sin que lo quieras."

Hoy os presentamos un clafoutis diferente, con sabores de oriente y occidente: lleva cerezas, pistachos y agua de rosas. Es la receta primaveral que han seleccionado para colaborar con Sésame et Cannelle en esta sección. ¡Esperamos que os encante como a nosotras!


Clafoutis con pistachos y cerezas
Ingredientes
170 g de pistachos crudos (70 g+ 100 g)
300 g de cerezas muy maduras
100 g de azúcar (50 g + 50 g)
2 cucharadas de azúcar moreno  + 2 cucharadas de azúcar
2 huevos + 3 yemas
250 g de nata líquida
10 g de harina
1 cucharada de agua de rosas (opcional)

Preparación

En un cazo poner agua a hervir. Una vez hierva, poner los pistachos durante unos 30 segundos para blanquearlos. Retirar del fuego, escurrirlos con agua fría y pelar y secar los pistachos. Reservar. Limpiar y dehuesar las cerezas. Reservarlas. Mezclar 70 g de pistachos más 50 g de azúcar y pasar la mezcla por la picadora hasta obtener una mezcla muy fina de azúcar y pistachos. Reservar. Con el resto de pistachos los picaremos con un cuchillo.
En un bol batir los huevos enteros junto con las yemas, la nata, la cucharada de agua de rosas, cuando esté bien mezclar añadir el resto de azúcar, la mezcla de azúcar y pistachos y la harina, batir hasta que quede todo bien amalgamado . Reseva en la nevera durante un mínimo de 2 horas.
Precalentar el horno a 200 grados. Untar ligeramente con mantequilla los moldes para el horno. Sobre la mantequilla hay sacudir el azúcar moreno por encima, encima pondremos la mitad de las cerezas y las espolvorear con azúcar blanco, encima hay verteremos la masa líquida. Coceremos en el horno durante unos 10 minutos, pasado el tiempo, acabaremos de poner las cerezas restantes y los pistachos picados, hornear a 180 grados unos 30 - 40 minutos (si se hace el cafloutis con moldes pequeños el tiempo será menor) hasta que quede bien dorado y tostado por los lados.


Receta inspirada en el blog Gourmet traveller y en la magnífica revista francesa Saveurs.


Moltes gràcies Txell per la teva col·aboració! Muchas gracias Txell por tu colaboración!
Y esperad, porque tenemos otra colaboración guardada en la recámara que os va a gustar seguro seguro.


24 may. 2012

Comidas modernas (el potaje no vale)

No os esperéis que hoy hablemos del bar Manolo, ni mucho menos...  Para ser un buen moderno además de los gustos musicales indie/pop/alternativo, de la afición por la tecnología vintage, de la ropa modernilla y de las gafas de sol permanentes, hay que ir a comer a sitios molones. Porque comer ya no sólo es alimentarse, también hay que alimentar el espíritu de la modernez.

Sésame: Mientras haya birra, yo me apunto, y es que no soy muy finolis con los sitios dónde comer. Mientras cumpla ese requisito indispensable, me adapto bastante. 
Cannelle: Si es que te conformas con bien poco
S: Pues sí, es lo que hay, una chica la mar de sencilla. 

Japonés 
No hay moderno que se precie que no vaya con asiduidad a comer a un japo. Hace unos años era rarísimo. Ahora todos comemos con palillos y conocemos el yakisoba, el sukiyaki, los edamames, el sushi, el sashimi y los makis. Somos unos expertos en la comida nipona, pedimos cerveza Kirin (bueno, eso sólo Sésame, que Cannelle es abstemia), nos endrogamos con wasabi y no dejamos pasar los postres rarunos.


La comida japonesa es la droga de los modernos, la culminación del espíritu de la globalización. Hagamos la prueba, parad a un chico camisacuadros-pantalónpitillo y preguntadle cuál es su tipo de comida favorita. Si no dice japonés y podéis demostrarlo, os invitaremos a unos makis.

Sésame: Ya veremos, si en el Primavera hay puestos de comida japonesa, entonces sí que podremos decir que es el fast-food preferido por los modernillos.

Cannelle: Recordad, si queréis ser modernos, japo, no chino.. chino no es moderno, chino es de viejales que van a llenarse la tripa de mala manera a un buffete tipo Wok. 

Tailandés 
Sésame: Un día fuí a un Tailandés y me encontré a Puyol
Cannelle: Que digas eso no es nada moderno, lo sabes, ¿no?
S: Ya, pero como no me pasan cosas interesantes tengo que recurrir a esos momentos de relación fugaz con un famoso para poder lucirme. 
C: ¿Pero te gustó la comida tailandesa?
S: Sí, sí, claro. Muy buena, pero había un tipo de carne que sabía como a jabón
C: ¿Pero has comido alguna vez jabón para ver a qué sabe?
S: No, pero lo he olido, y esa carne sabía igual que huele el jabón.
C:Ya...

Ninguno de estos es el plato que huele a jabón, pero sí que son platos tailandeses

Si es que todo lo asiático mola.

Restaurantes vintage
Y volvemos a decir que no nos referimos al bar Manolo. No, ni mucho menos, nos referimos a esos restaurantes que son vintage artificialmente. Como algunas hamburgueserías tipo años cincuenta que han surgido últimamente. Decoración de los años cincuenta, todo muy roquero y muy vintage americano pero made in Taiwan.



Señores de las hamburgueserías cincuenteras, sus batidos (a la par que calóricos) son rebuenos, pero el sky se deshechó para tapizar sillas y sofás porque se pega en las piernas, es anti transpirable y hace que te sude el culo. Y en esas circunstancias, uno no disfruta de su comida como debiera.


Pastelerías modernas
De esto, las dos que os escriben saben bien poco.
Una porque aunque pueda parecer increíble, no le gusta nada el dulce, ni siquiera el chocolate y la otra porque tiene problemas con el azúcar y más le vale no acercarse a menos de cien metros de cualquier pastelería.


Pero nos han dicho que hay pastelerías modernas, en las que puedes comer cupcakes (que no magdlenas), tomar un café o un té en tazas hipermolonas, comer pasteles de zanahoria y canela y ver cómo otros modernos y modernas, ganchillean, escriben en su blog con su Mac, dibujan en su Moleskine o leen poemas de Bukowski, además de ver a bloggers de moda cotilleando la Cuore y criticando los outfits de todos los presentes en dicha pastelería.



El tema es que todo lo que suene a exótico, lejano y raruno, mola. Mola decir que vas a un tailandés-koreano en el que comes hígado de buey macerado en vino de bayas del desierto y de postre cupcakes. Porque sí, porque es moderno y te hace parecer más leído y más viajado.