11 may. 2012

Cosas a evitar por un hipster en primavera

Cannelle: Ser hipster es un estrés. 
Sésame: ¿Y eso?
C: No es fácil estar siempre fuera del mainstream. 
S: No, la verdad es que no tiene que ser fácil ser un outsider de la modernez.
C: Además los hipsters barceloneses tienen problemas en primavera. 
S: Sí, la verdad, vivir en Barcelona en primavera-verano es terrible para un hipster. Porque un hipster no es un moderno, ni mucho menos. Para un no iniciado, un hipster sí es un moderno, pero... ¡se equivocan señores! Un hipster huye de las típicas cosas de los modernillos, despotrica de ellas y encuentra que los modernos de Barcelona son lo menos moderno del mundo.

Es la segunda vez que Bonnie Prince Billy aparece en este blog,
pero es que  es la viva imagen de un hipster

Hay que tener en cuenta que  la Barcelona primaveral es uno de los sitios escogidos por los gafapastas del mundo para juntarse y hacer sus cosas en esta época del año, cosa que los hipsters no pueden soportar.


Los festivales
Si eres un hipster no vas al Sónar, pero mucho menos al Primavera.
A los hipsters les gusta la música alternativa. Si crees que lo que tú escuchas es alternativo, vendrá algun hipster diciendo que no has escuchado al grupo X, que es lo más de la alternativez, y que por tanto, tu música es la mar de mainstream y comercial.



Cannelle: Pooooooor favoooooor... ¿a los festivales? ¿a esos sitios dónde los modernos saltan y se socializan medio borrachos con modernos de todo el mundo? ¿esos sitios dónde hay que hacer pis en lavabos portátiles dónde la gente previamente ha potado? ¿a esos sitios van a ir los hipsters? ¡Ni hablar!
Sésame: Aaaaaalaaaaa... con esa descripción estoy a punto de devolver las entradas del Primavera... ya no sé si me apetece mucho ir... Si eres un hipster vas a ver conciertos de acordeonistas rusos que entre canción y canción recitan a Bukowski y se tiran sopa de ajo por encima.
Cannelle: Ala, como te pasas tú ahora. Entre un acordeonista ruso y la masificación del Primavera hay muchas cosas, querida amiga. Por cierto, los hipsters tampoco beben cerveza (qué ordinario es eso, por favor), toman vino.


El inicio de la temporada playera (y todos los turistas que llegan en masa)
La llegada de las hordas de turistas buscadores de sol, playa y cerveza (o en su defecto sangría) hace que los hipsters se retraigan en sus madrigueras o huyan de la ciudad a un pueblo medio derruido en mitad de la naturaleza (pero con conexión a internet)

Sésame: Si eres un hipster no vas a la playa ni tomas el sol y mucho menos vas a los sitios que frecuentan los turistas.
Cannelle: Los hipsters también van a la playa (algún día) pero ni a Marina d'Or, ni a Salou ni a Lloret. Preferiblemente a una cala olvidada o en un velero (porque los anuncios de Estrella Damm pretenden ser modernos, ¿pero a cuantos modernos conocéis vosotros que después de gastarse todos sus ahorros en el Primavera se vayan a navegar?)
S: Si eres un hipster despotricas de la gente que se tumba al sol leyendo revistas mientras te tomas una infusión ecológica y te proteges del sol con protección total y un gorro austríaco de los años veinte que econtró tu abuela en la basura.
C: A ver, ¿como no despotricar de esos seres que se convierten en lagartos y se pasan el día al sol, dejando su mente igual de chamuscada que su piel? Pocos vas a ver leyendo Balzac, y muchos leyendo BASURA (revistas del corazón y novelas mierdosas).

C: No me vais a negar que el sol de montaña es mucho más sano y brillante. 


Las películas de la temporada primavera-verano
Si eres un hipster no vas a un multicine ni que te maten, pero tampoco vas a los Verdi ni a la Filmoteca.

Las películas que normalmente se estrenan en época primaveral tienden a pastelosas (incluso las modernillas), debe ser el verano, que hace que los directores estén más enamorados. Lars von Trier y sus películas de vídeo doméstico no son suficientemente culturetas para los hipsters.

Los básicos hipster via gloruiz.net

Si eres un hipster conoces a un tío que conoce a un tío que es primo segundo de Björg* y te trae películas taiwanesas de autor y las ves en casa de tu amigo, también hipster que tiene una tele de hace veinte años, que evidentemente, es mucho mejor que las teles de pantalla plana.

*Que por cierto, ha cancelado su concierto en el Primavera. Si es que desde que tarifó con Von Trier ya no es lo mismo...

Por todo esto, a los hipsters no les gusta el verano. Son más de abrigo y bufanda, de café calentito acompañando un buen libro o una conversación apasionada con sus hipsteramigos, de paseo en bici entre hojas secas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario